jueves, 29 de abril de 2010

Dos poemas

Como pequeño adelanto de Calle del mar, que si todo va bien verá la luz después del verano.


Blues in the night


Lo que recuerdas pesa tanto
como el tema de jazz que suena
repleto de humo y de pasado.

Este instante es la mano que sostiene
a la tuya en mitad de esta terraza
que mide lo que miden tus silencios.

Una farola guiña un ojo
al tiempo detenido.
Ella sabe a limón y tú a madera.

Lo que olvidaste pesa tanto
como la suma de la luz
de todas las estrellas de esta noche.




El sueño de Courtney


El sol golpea en los cristales,
se hace astillas y salta hasta el colchón.
Courtney volvió a dejarse abiertas las persianas.

Anda sobre los discos y la ropa
que cubre la moqueta
en busca de un espejo en el cuarto de baño.
Y ahí esta él.
Necesita una ducha.

Intenta recordar en qué ciudad se encuentran,
el día, el mes, el año.
Entonces el estómago le muerde
hasta lanzarlo al suelo.
Pasará pronto,
aguanta unos minutos, se susurra.

Luego sale del baño y se enfrenta al paisaje.
El caos, la heroína, el olor a cerrado.
Pero hay algo que baila en su cabeza,
una idea temblando al final de la niebla.

Vuelve a la cama y la despierta.
Ella regresa lentamente
de un lugar muy lejano.

Ve vistiéndote, Courtney.
Es hora de volver a casa.

jueves, 22 de abril de 2010

El juego favorito, Leonard Cohen

Para disfrutarla hay que superar unos cuantos prejuicios, como que es una novela escrita por alguien a quien conocemos como cantautor (aunque sepamos que está escrita en 1963, cuando Leonard Cohen no había sacado a la luz ni siquiera su primer disco) , o que se trata de la enésima educación sentimental que cae en nuestras manos. Démosle una oportunidad y su poesía del desconcierto nos atrapará desde las primeras páginas.



El amor y la fascinación del protagonista por la vida, que se plasma en su pasión por las mujeres, las calles, los juegos o los amigos. Su descorazonadora búsqueda de un lugar en el mapa de la espiritualidad de su época y circunstancias. La incomprensión ante las relaciones humanas, las certezas diluyéndose en el tiempo, el dolor como un descubrimiento afilado. Todo ello, con Montreal como activo telón de fondo, son ingredientes que consiguen que reconozcamos el placer y el sufrimiento del protagonista Breavman/Cohen, que identifiquemos a qué sabe cada decepción, cada alegría y desconsuelo.



Con ecos de Salinger o de John Fowles, entre otros, El juego favorito es una obra llena de lirismo y profundidad, al tiempo abierta y reconocible como todas las grandes novelas, y que a pesar de algunas discutibles elecciones de la traducción se impone como una novela bella, triste y llena de poesía, crudeza y ternura.



Es decir, un buen regalo para hacerse mañana a uno mismo. Feliz Sant Jordi.

miércoles, 14 de abril de 2010

Little girl blue

Por alusiones, Señor Cánaves:



Little girl blue (un sueño para Janis Joplin)


Sigo el rastro de lágrimas y de humo
desandando los años
hasta encontrarte donde siempre
sentada mientras fumas con los ojos cerrados
en el porche de la cabaña.
Del interior se fugan voces
indicios de una fiesta inacabable
y algo en tu rostro me asegura
que estás pensando en ese hombre
que hoy comparte contigo besos y marihuana
no sabes si es el hombre de tu vida
o el último aspirante a pasar al olvido.

Yo me acerco asustado
y apenas puedo susurrar te quiero
te quiero Janis Joplin.

Abres los ojos lentamente
el sol último de la tarde
apunta a tu mirada
y descubro un destello una tristeza
como un ruego callado que crece y me desborda
mientras todo se nubla y se me escapa
como en los sueños.






(de Mujeres y otros contratiempos)

jueves, 8 de abril de 2010

El juez estrella

Son lobos hambrientos, tienen los dientes afilados, y por fín alguien les concede algo después de varias décadas viviendo como apestados. Es la vieja guardia.

Así, entre peligrosa y patética, ha conseguido lo que buscaba: ya está el juez a punto de ser juzgado. Sin caer en la inocencia de jugar a los buenos y a los malos, y por ende de ver al juez estrella como un salvador de la patria que no conoce el error, hay por lo menos en esta historia algunos puntos, como poco, curiosos.

Los que hace una década aplaudían su valentía al acosar a los GAL y enviar ministros socialistas a la prisión por los desvaríos cometidos, ahora aplauden al verle en la picota. Los que se llenan la boca como máximos garantes de la España unida y de la lucha contra ETA, ahora ponen en peligro la carrera del juez que mayores golpes ha dado a la banda armada. Asociaciones completamente al margen de la constitución y del estado de derecho, consiguen que en los abarrotados juzgados se vaya a sentar como acusado el juez que pretendía decir precisamente eso: que los que estuvieron al margen de la ley (de los derechos universales), aquí o en Chile, deben ser acusados y juzgados.

La historia está entre Shakespeare y un sainete. Pero esto (dicen ) es España. Así que valor y... al toro. ¿No?

jueves, 1 de abril de 2010

Jueves Santo

Jueves Santo


Hay un rumor de misterio en las calles.
Ya huele el viento a primavera,
pero un silencio desmedido
le sujeta las bridas a este Abril.
Como en un sueño,
los penitentes se arrastran sin prisa
por donde suelen circular los coches.
Y desde lo alto de los pasos
te observan fijamente
unos ojos ensangrentados.

Adviertes que un temor antiguo
regresa de repente.
Sabes que nace de tu incomprensión
ante lo que hoy ocurre,
y que se adentra a paso firme
hacia un lugar en otro tiempo,
alguna fecha y un horario
que desconoces.


(de Mujeres y otros contratiempos)