sábado, 19 de mayo de 2012

Amplia victoria de los traseros, Jorge M. Molinero



     Poesía descarnada, abierta en canal, cruda. Versos comprometidos que vociferan que la poesía ha muerto mientras intentan matar desesperada e inútilmente a cualquier enemigo de la poesía. Poemas descarados, descreídos, deslenguados.
     Dejo aquí dos, y no olvidéis preguntar cómo haceros con el libro si os quedáis con ganas de más. Aunque aviso: es del Madrid. Pero en el libro ya notamos que no pretende ser perfecto.



REVISION ANUAL

Madrid

y ya sabía lo que tocaba:
hospital de La Paz, pruebas y
el sábado,
cuando llegaba mi padre,
Museo del Prado.

Siempre me llevaba a ver las pinturas negras
de Goya.

Yo me aterrorizaba
al ver la media sonrisa
         de mi viejo
ante Saturno devorando

a su hijo.



EXENTA

hoy he soñado
que me hacía caso
la chica que me volvía loco
en el instituto. la misma que
me usaba como pañuelo y jugaba
conmigo cuando se aburría de esperar
a aquellos tíos con moto.
su cara estaba borrosa

olvidé el color de sus ojos
la largura de sus cabellos y uñas
incluso
el nombre se me antoja difuso.

entendedme
estaba exenta de la clase de gimnasia
por los dolores de espalda que le producían
sus ENORMES tetas.





lunes, 16 de abril de 2012

Un poema de José Ángel Valente

Hay una leve luz caída
entre las hojas de la tarde.
No podemos hollarla.
Dame
tu mano y cruza
de puntillas conmigo
para nunca pisarla,
para no arder tan tenue
en sus dormidas brasas
y consumirte lenta
en el perfil del aire.

(Octubre)

jueves, 12 de enero de 2012

Dos poemas de Eva en América. (Quálea editorial)


CNN

Con qué delicadeza
el instinto asesino encuentra su lugar
en la esquina adecuada del tiempo y el espacio,
con qué brutalidad
la ternura arrasa por sorpresa
los territorios indefensos,

con qué pasión
nuestra naturaleza
dispone de nosotros.



Seis versos entre Reno y Carson City

El tiempo es un cobarde.

Se esconde entre la niebla de los días,
como si su perfil de paciente asesino
no fuera a reflejarse
sobre el frío cristal
de nuestro miedo.